Una dieta pobre en frutas y verduras ponen en riesgo tu salud

Muchas veces te has preguntado, porque es tan difícil consumir o incrementar el consumo de frutas o verduras en nuestra dieta?    Las dietas sin frutas ni verduras son “uno de los 10 factores de riesgo de mortalidad a escala mundial”. Consumir poco estos alimentos causa el 19 por ciento de los cánceres gastrointestinales que se diagnostican en el mundo, el 31 por ciento de las cardiopatías isquémicas y el 11 por ciento de los accidentes cerebrovasculares.

 

Aunque la OMS y la FAO recomiendan consumir un mínimo de 400 gramos diarios de frutas y verduras para prevenir enfermedades crónicas como las cardiopatías, el cáncer, la diabetes o la obesidad, el consumo actual de frutas y verduras es muy variable en el mundo. Se estima que oscila entre 100 gramos al día en los países menos desarrollados y aproximadamente 450 gramos diarios en Europa Occidental.

Una revisión internacional sobre el consumo de frutas y verduras y el riesgo de cáncer, coordinada por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC), demuestra que estos alimentos pueden reducir el riesgo de cáncer, sobre todo gastrointestinales. El CIIC calcula que la fracción prevenible de cánceres por una ingesta insuficiente de frutas y verduras oscila en todo el mundo entre el 5 y el 12 por ciento y entre el 20 y el 30 por ciento, en el caso de los cánceres gastrointestinales.

Recuerda que esté es un proceso de día a día, esta en tu poder cambiar el rumbo de tu salud y el saber controlarlo, mi consejo es incluye  frutas y verduras distintas a las que comes habitualmente.
Agrega una fruta o jugo de frutas durante el día, no importando el horario puede ser a la hora de tus refacciones o sustituye tu cafe, a la larga el jugo es más saludable, además, si no te gustan los vegetales cocidos, pruébalos crudos. Por ejemplo una ensalada de col morada picadita con zanahoria rallada, unos trozos de tomate, gotas de limón y aceite no vendrán nada mal.