Combinación de alimentos, hecha fácil!!!

En esta oportunidad quisiera compartir con ustedes un tema que puede cambiar tu salud a tal grado que sentiras que eres una persona nueva, te preguntarás, en que consiste esto? como tu sabras el  aparato digestivo « reconoce» los alimentos cuando no están demasiado mezclados entre si y forma los jugos digestivos adecuados a cada uno de ellos. Las enzimas o sustancias que actúan en la digestión de los nutrientes son diferentes para las frutas o las verduras, los cereales o los frutos secos, los lácteos o las legumbres.


En su estado natural los animales llevan una alimentación sencilla y no mezclan “varios platos” en la misma comida. Una comida sencilla, es mucho más fácil de digerir y asimilar que otra con muchas mezclas.

Las transformaciones que sufren los alimentos en el estómago e intestino, durante la digestión, son producidas por un grupo de sustancias o agentes químicos llamados enzimas que van en los jugos digestivos. Estas sustancias sólo actúan en condiciones favorables. Si las condiciones cambian no actúan bien y surge la fermentación y putrefacción de los nutrientes, y posterior intoxicación del organismo.

Cada una de las enzimas que intervienen en la digestión tienen su efecto sobre una clase de alimentos. Unas digieren los almidones o carbohidratos, otras las proteínas y unas terceras las grasas. El reconocido fisiólogo ruso Pavlov demostró que cada tipo de alimento, da lugar a una actividad particular en las glándulas digestivas. La capacidad de acción del jugo gástrico varía de acuerdo con los alimentos que se consumen. Se forma un jugo ácido, con la carne, o casi neutro, con poco ácido clorhídrico con el pan, es decir varía su pH.

Para evitar estos problemas aconsejamos una comida sencilla, sin muchas mezclas. Es mejor comer un poco más de lo mismo que añadir otros platos diferentes que alteren la digestión.

Si mezclamos arroz con queso, legumbres con carne, frutos secos con leche, pan con legumbres, cereales con leche, huevos con queso, pescado con carne,…. provocamos una mala digestión. Ello no ocurre con los alimentos de más fácil digestión: verduras, hortalizas o frutas. Además, las mezclas de alimentos concentrados son mucho más perjudiciales cuando los ingerimos en grandes cantidades.

Es recomendable que comamos lo que nos alimenta sin muchas mezclas. Al mismo tiempo podemos comer lo mismo en forma más compatible, teniendo en cuenta que algunas mezclas son más recomendables que otras. Estamos hablando de asociaciones de alimentos, de combinaciones correctas o compatibilidad de alimentos que faciliten la digestión de lo ingerido.

Como regla general podemos elegir sólo un alimento concentrado en cada comida. Si comemos una ensalada y unas verduras añadimos unas papas, al otro día pan, arroz o cereales, al siguiente unas pastas italianas o frutos secos, alguna vez unas legumbres o huevo.

Vamos a ver a continuación un pequeño estudio de las combinaciones de alimentos más perjudiciales para la digestión. Por ser un tema delicado recomendamos ir poco a poco. Por delante de las combinaciones correctas hay otros consejos a tener en cuenta: comer alimentos crudos (ensaladas y frutas), no comer en exceso o sin hambre, eliminar embutidos, conservas, fritos, etc., masticar e ensalivar bien los alimentos, no utilizar condimentos fuertes,…

Las combinaciones correctas ayudan a mejorar la digestión de los alimentos, pero no es bueno que nos rompamos la cabeza pensando si se puede mezclar la lechuga con el tomate.

En mi siguiente blog, escribire sobre reglas de combinaciones, para mantener un patron y conocer como estas pueden ayudar en nuestra nutrición y salud!!

ATENCION! Estos son los alimentos que destruyen la barrera mucosa protectora del Estómago.

Como mencionaba en el arículo anterior sobre El secreto de protección del estómago frente el ácido clorhídrico, pudimos darnos cuenta que el estómago cuenta con una barrera protectora contra este fuerte ácido, sin embargo, resulta curioso que no sea capaz de resistir la acción de ciertos alimentos insanos, del café, del tabaco, de las bebidas alcohólicas o de algunos medicamentos, que rompen esta barrera gástrica.  En esta oportunidad es mi intención hablar acerca de aquellos hábitos que pueden destruir esta barrera, y por consecuencia afectar nuestra salud.   Entre ella mencionaremos algunas:  

1.  Dispepsia:

Este es un trastorno del sistema digestivo, que a su vez se puede volver dificil y doloroso.  Comúnmente la dispepsia se denomina como mala digestión.  Se manifiesta con eructos, sensación de plenitud gástrica, malestar o distensión abdominal y acidez.   Lo habitual es que la dispepsia sea de tipo funcional, lo que significa que esta es causada por una alimentación inadecuada o por hábitos insanos.  Es preciso corregir estas causas para que puedan curarse la dispepsia o mala digestión.  Si no es así, puede evolucionar hacia la gastritis y la úlcera de estómago.

2. Gastritis:

Es la inflamación de la mucosa del estómago, causada casi siempre por malos hábitos alimentarios o por sustancias agresivas para el estómago.

Estos son algunos de los factores que pueden producir dispepsia (mala digestión), o agravarla:

  • Masticación insuficiente:  Esto es comer de prisa.
  • Irregularidad: Cuando no existe un horario determinado en las comidas.
  • El estrés o la tensión nerviosa.
  • Conservas y encurtidos (conservas en vinagre) ya que elevan la producción de HCL ( ácido clorhídrico)
  • Exceso de grasa y el consumo de alimentos que suelen causar intolerancia digestiva, tales como la leche.
  • Exceso de liquidos, especialmente carbonatados (sodas, gaseosas) y la cerveza.
  • Consumo de Café, ya que la esencia de café y la cafeína, irritan la mucosa gástrica y alteran la fisiología digestiva. Es por eso que terminar la comida con una taza de café no es saludable.
  • Bebidas alcohólicas, las especias picantes ya que causan irritación en el estómago, destruyendo esta barrera protectora.
  • Alimentación rica en fritos, ya que al sobrecalentar el aceite la fritura, se forman sustancias irritantes para los órganos digestivos, tales como la acroleína.
  • Ciertos medicamentos, especialmente los antiinflamatorios como la aspirina.
  • Alimentos o bebidas demasiadas calientes  o fríos.

Recuerda también que la medicación antiácida que habitualmente se prescribe en caso de acidez o gastritis, resulta poco efectiva si no se corrigen los hábitos dietéticos y los hábitos insanos. Así que ahora sabiendo esto, esta en tus manos el poder de proteger al que te protege, pero esto sería la única solución para evitar el desgaste de nuestra barrera gástrica.