El “Mito del Calcio” que cada mujer deberia de conocer

La osteoporosis es una enfermedad en la cual disminuye la cantidad de minerales en el hueso, perdiendo fuerza la parte de hueso reduciendo su volúmen y densidad,  por un defecto en la absorción del calcio, lo que los vuelve quebradizos y susceptibles de fracturas y de microfracturas, así como anemia y ceguera. 

Si tu has sido guiado a creer que la clave para prevenir osteoporosis es incrementando tu consumo de calcio.  Estoy aca para guiarte fuera de la confusión y toda la conflictiva información que existe acerca de este tema.

Estoy segura que has escuchado que la mayor causa de osteosporosis es la falta de calcio, cierto?

Desafortunadamente, nada podia estar más lejos de la verdad.

El Dr. Robert Thompson M.D.  escribió un libro entero acerca de este tema, mencionando que el hueso es compuesto por lo menos de doce minerales, es por eso que enfocarse simplemente en consumir calcio, vendría a agravar la densidad osea.
Es la Leche una fuente saludable de Calcio?

La mayoría cree que esto ocurre sólo cuando hay poco calcio en la dieta, pero no es cierto.
Todo esto es resultado de la propaganda de la industria de productos lácteos que desde hace muchas décadas nos ha “informado” de lo saludables que son sus productos.
Mucha gente tiende a creer que si 1 vaso de leche cada día es bueno, 3 ó 4 vasos deberán ser aún mejores.
Investigaremos más la dieta, el factor más importante de la osteoporosis, que es un problema muy grave actualmente, especialmente en cuanto a las mujeres.
La osteoporosis no se inicia por falta de calcio en la dieta. Se inicia por un exceso de ácido en la dieta, que causa que el cuerpo utilice el calcio del esqueleto.
Es verdad que los productos lácteos contienen mucho calcio, pero también es evidente que la gente que tiene una alta ingestión de calcio de productos lácteos, también sufre de altas tasas de osteoporosis.
Que el mito del calcio haya sobrevivido se debe a un razonamiento superficial.
Investigaciones recientes demuestran que las poblaciones que ingieren menos calcio, en realidad tienen esqueletos más fuertes.
Esto se explica por el hecho de que la ingestión de mucho calcio también se relaciona con mucha proteína; todo junto causa una pérdida de calcio y otros minerales en nuestros huesos.